Un camino sin salida

No hay solución unilateral o ilegal al problema de encaje entre Cataluña y el resto de España. La propuesta de convocar un referéndum unilateral el próximo 1 de octubre está condenada al fracaso. Sobre esta cuestión hay que recordar lo siguiente:

  1. La mayoría parlamentaria independentista no representa la mayoría de los votos de la ciudadanía catalana que ya fue llamada el 27 de septiembre de 2015 a emitir “El voto de su vida”.
  2. Este referéndum no figuraba en los programas electorales de Junts pel Sí y la CUP.
  3. El 9 de noviembre de 2014 ya se produjo una consulta unilateral que no impulsó cambio alguno en las relaciones entre Cataluña y el resto de España.
  4. El Consell de Garanties Estatutàries de Catalunya declaró por unanimidad que la Generalitat no tiene competencias para convocar un referéndum sobre el futuro político de Cataluña.
  5. La Comisión de Venecia del Consejo de Europa (Comisión para la Democracia a través del Derecho) ha declarado que no se puede celebrar un referéndum que no esté amparado por la Constitución o por una ley de acuerdo con la Constitución.

 

Anuncios