La colaboración de entidades y personas voluntarias

voluntariosLos procesos electorales reglados han de ser organizados por la administración. Solo la administración puede garantizar la legalidad, la transparencia, la neutralidad y la exigencia de protección de datos de referéndums, consultas y elecciones. En términos generales, la organización a cargo de entidades y personas voluntarias corresponde a procesos participativos que no tienen ni la eficacia legal ni las garantías democráticas exigibles a los procesos electorales.